6 mar. 2012

Las leyendas de Kanouté

A raíz del la entrevista que el blog www.sevillismo.com  le ha hecho a José María del Nido Carrasco, en la que afirma que nunca creyó que tendría un jugador tan grande como Kanouté, me he puesto a reflexionar, que nuestro D12S, desde que se anunció su fichaje por el Sevilla FC es el rey de las leyendas, aunque quizás esta no sea la palabra sino más bien el rey de las leyendas urbanas.

La primera es la célebre frase de una avispado del periodismo sevillano que todos conocemos y que no nombro por no hacerle más propaganda, que al enterarse del fichaje dijo “que era un viejo que no tiene gol”. Como dirían en mi tierra “la Vigggen” como adivino que poco porvenir tienes muchacho.

image

La segunda, después de varias dolencias de pubis, cada vez que se ha lesionado muchos se ha hablado de la dicha dolencia, hasta tal punto que hace ya al menos un año o quizás dos, el propio Kanouté, en una rueda de prensa tuvo que explicar que dicha lesión estaba superada y que no entendía porque le seguían preguntando por lo mismo. La verdad, desconozco si los entrenamientos especiales que hace el malí es por dicha dolencia o por otras, pero lo que si tengo claro es se han vertido ríos de tinta sobre las lesiones de pubis de Fredy.

La tercera, llevamos al menos dos temporadas, en las que no hay un foro, reunión, tertulia, en la que no se diga que el malí ya tiene una edad y que ya no está para jugar los 90 minutos, que hay que dosificarlo, mimarlo y aprovechas los minutos que pueda jugar. De pronto viene Michel, y Frederic lleva jugando los noventa y tantos minutos que han durado los dos últimos partidos.

¡Qué razón tenía nuestro presidente cuando dijo, que habría que clonarlo!

Y yo no hago nada más que pensar que algún día nosotros les contaremos a nuestros nietos, “yo vi jugar a Kanouté” y lo diremos a boca llena y con el orgullo reflejado en nuestro rostro.

El año pasado en el último encuentro disputado en el Sánche-Pizjuán y cuando ya se hablaba de que este verano pasado, Kanouté saldría del Sevilla FC, al salir del campo por ser sustituido, lo despedimos como habitualmente hacemos, es decir de pie aplaudiendo, pero además unas lágrimas corrieron por mis mejillas y mi hija me preguntó por qué lloraba, y tuve que explicarle que lo hacía de pena porque pensé que era la última vez que habíamos visto jugar a nuestro crack.

image

Y es que verlo correr con la elegancia de una gacela pese a su altura, ver como baja el balón con el pecho, cosa que hace como nadie, ver como pelea cada balón y recordar cada uno de sus goles, es un placer que ya hemos disfrutado y que aún nos queda por disfrutar si Dios quiere, al menos esta temporada, pero además escucharlo hablar transmite paz, y verlo involucrado con los niños de Mali, con su Fundación, nos dice a las claras, que no solo es una leyenda futbolísticamente hablando sino que su leyenda seguirá engrandeciendo cuando desgraciadamente para nosotros los sevillistas deje el Sevilla FC y quizás el fútbol.

Lo que no hay duda es que dejando a un lado las leyendas urbanas que circulan, Kanouté es ya y siempre será una leyenda para los sevillistas.

3 comentarios:

Manuel de los Santos dijo...

"La Vigggen", que razón tienes!!!

Yo ya le dije a mis primos chicos de quien se trataba y ya lo disfrutan.

Besos, amiga.

Ravesen dijo...

A mí hace mucho tiempo que se me acabaron las palabras para hablar de Kanouté. No sé qué más decir sobre él. Es un personaje tan grandioso que cualquier palabra se queda corta.

Ante una persona como esta, solo cabe ponerse en pie y aplaudir hasta que no quede más remedio que para por el dolor de manos.

Y estoy convencido de que su grandeza se valorará con el tiempo. Si hoy ya lo consideramos grande, dentro de unos años la leyenda será él y no esas tonterías que hay que escuchar.

Un abrazo

Marcu dijo...

La historia lo pondrá en el lugar que se merece.
Y los sevillistas, también.
Un saludo