4 jun. 2010

Oda al Sevilla FC y a Jesús Navas

Manuel Menacho  desde Bruselas me envía esta oda que le ha hecho al Sevilla FC y al Duende de los Palacios, espero que les guste.

Gracias Manuel.

Que será ese sentimiento que dicen que es único, grande
Que te para el corazón cuando saltan tus gladiadores
Que si rueda el balón en la bombonera, nada es mas importante
Viendo como cabalgan con elegancia nuestros jugadores

A veces te hace perder el sentido, perder la razón
Pero también te carga de ilusión y te rejuvenece el corazón
De alegría y de pasión vivimos los sevillistas, cuando se mueve el balón
Lo compartimos con más fuerza, ahora con Jesús Navas en la selección

Es tan incomensurable esto del sevillismo que a veces no te deja dormir
Que te hace pasar la noche previa a un partido deseando que amanezca
Pensando en lo que dibujaran nuestros príncipes y su emir
Cuando coja su primer balón y su magia aparezca

Que hace que vea una jugada como una obra de arte
Mas bonita y mas preciosa que las jamás llegamos a soñar
De como la imaginaba, como quisiera que en tu mente quedase
Y llevártela en la retina para revivirla al despertar

Que hace que vea la luna en tardes de frío y desolador invierno
Más grandiosa y con más luz que un astro perdido en el universo
De la que antes tenía solo unas pinceladas como recuerdo
Que te hace ser mas sevillista, mas participe de este club tan nuestro

Un caracoleo de Jesús Navas te hace que sientas por dentro
Como un leve escalofrío, como en ti no cabe el desaliento
Y tu cuerpo se estremezca viéndolo dibujar sobre la sagrada seda
La obra de arte que solo se ve en nuestra bombonera

Y que al respirar la brisa que pasea por Sevilla en las tardes de gloria
Note un perfume de rosas, de azahar, de olor que no se esconde
Y sienta cosas hermosas al ver a tu Sevilla en su "maestranza"
Y sacar a hombros a nuestro hijo prodigio, nuestro duende

Eso es amor verdadero a unos colores, a una filosofía a ninguna igual
Es devoción, entrega total a un equipo que te da tanto, a ti y a todos
Que se oiga por España, Europa y el mundo entero que aquí juega un chaval
Ese que cuando surge, convierte a los rivales en meros peloteros
Habrá que saber retenerlo, nuestro torbellino que se hizo vendaval
Y tratarlo con pasión, para que nos siga deleitando con su arte y salero

Porque esa clase de amor
No suele vivirse en otro sitio que no sea en el Sevilla
Se expresa un y otra vez en un mismo corazón.

Corazón sevillista, puro, nítido, latiendo por su escudo
Almas entregadas a una pasión rojiblanca que es nuestra ilusión.
La que muchos quisieron enturbiar pero con la que nadie pudo
Derrumbarla es imposible, ahora que navas es símbolo de su unión