20 dic. 2010

Quien perdona, lo paga

Llegaba hoy a la peña con una tranquilidad extraña para ir a ver un partido del Sevilla FC, pues tenía el absoluto convencimiento de que hoy no nos traeríamos ni un solo punto para casa. A medida que pasaban los minutos y veía al equipo bien plantado en el campo, con las líneas mas juntitas y defendiendo de forma más solvente que en los últimos partidos, los nervios se iban incrementando porque empezaba a creer en el milagro.

Hoy el Sevilla FC ha arrinconado al todopoderoso equipo de la capital de España, y los nervios han aflorado en los aficionados que pitaban a su equipo, en los jugadores que no se podían creer lo que estaba pasando y en el banquillo del Madrid que incluso tenían una guerra dialéctica con el banquillo sevillista, y que en el intermedio por ir a increpar a los sevilllistas, de un empujón tiró al delegado del campo madridista.
Se demuestra que cuando se le echan ganas, intensidad y concentración, se puede ganar a cualquier equipo, pero hay que creerselo desde el minuto uno hasta que el trencilla pita el final, no se pude bajar la guardia y sobre todo no se puede permitir que cuando el equipo contrario se queda con un jugador menos, se marquen sus mejores minutos llegando a marcar en una desaplicación de media defensa.
El Sevilla ha tenido ocasiones claras de gol pero no ha sabido materializadas, y esta claro que el que perdona acaba pagándolo, para mi hoy el resultado justo hubiera sido un empate, pero  me quedo con la mejor imagen del equipo que se lo ha puesto muy difícil al los de Mou.

Acabamos el año en el puesto 11, a 6 puntos de puestos Europa League y  a 7 de los de descenso, pero como yo soy una optimista convencida me quedo con que estamos a 6 puntos de Europa. En los dos últimos partidos se ha empezado a ver a otro Sevilla, con más intensidad y ganas y mejor plantado, espero que la mejoría continúe el año que viene y el equipo comience a remontar y empecemos a sumar de tres en tres.  Con el nuevo año, tendremos la recuperación de muchos jugadores, Navas, Kanouté, Drago, sin Dios quiere y todo sigue así a Sergio Sánchez, y quizás se incorpore también algún nuevo fichaje, claro que para saber más de esto solo cabe esperar a que los medios oficiales lo anuncien.

4 comentarios:

Alexis Correa dijo...

Pues nada Mayte, me voy corriendo a la Puerta jerez, que debe estar aquello que no se cabe. Por dios, que hemos jugado toda la segunda parte con un jugador más. ¿Dónde ha estado la ambición?. El propio Del Nido lo reconocía en Canal Plus. Creo que el resultado, que nadie esperaba (todos estabamos preparados para una nueva goleada) nos evita ver la realidad del equipo. Cinco derrotas consecutivas en liga. ¿Te imaginas ésto con Jiménez o Álvarez? Se nos muere el enfermo en los brazos y estamos saltando de alegría por haber perdido por ma mínima. Un beso presdienta.

Jesús G. dijo...

Que pena de partido Mayte, nos ha faltado muy poco para llevarnos los tres puntos, Del nido ha dicho que ha faltado ambición, quizás algo más, hacía mucho que no teníamos a un Madrid tan acorralado en su propia casa, ahora a pensar en el Málaga y esperemos que el próximo año esto empieze a tirar para arriba porque la cosa pinta mal. Un abrazo.

Joaquin dijo...

Hola Mayte, el que perdona lo acaba pagando y ni más ni menos es lo que anoche le pasó a nuestro Sevilla FC, parece mentira que el Madrid hiciera sus mejores minutos con diez jugadores que con once y da rabia porque como tu misma expones al inicio de este post, yo también experimenté la misma sensación de tranquilidad que tu tuviste, porque logramos maniatar el juego del Madrid y estuvimos muy cerca de la victoria. No queda otra que pensar en la copa el miércoles. Un beso y a ver si acabamos el año con una victoria que falta nos hace

Juan Antonio Venegas dijo...

Maytre, yo estoy contigo en lo que has expresado esta noche en La Bombonera. El Madrid no jugó bien porque el Sevilla le planteó un buen partido. Lástima que no tuvieramos delante a Kanouté, Navas y Perotti para hacerles daño.
Y pide un cambio de sitio en la mesa.
Un beso.