27 abr. 2010

Una tarde para el recuerdo

Esta tarde he visto la inauguración de la escultura de Antonio Puerta en mi casa, a través de la emisión de TDT que en honor de la verdad la calidad dejaba mucho que desear. Como me conozco y sé que soy una llorona, mientras veía el acto organizado por el Sevilla FC, me entretenía en guisar un lomo de cerdo ibérico en salsa de naranja para intentar distraer mi atención y evitar las lágrimas pero tal y como me temía todos mis esfuerzos han resultado vanos.

Es más he llorado por doble motivo, el primero mientras cortaba la cebolla, (como no) y segundo porque el acto ha sido tan emotivo que ha sido imposible no llorar.

Mis primeras lagrimas las he vertido viendo a Drago que fue operado ayer en Finlandia y que hoy ha estado con sus compañeros, en un acto homenaje a su amigo Puerta, ver como soportado por las muletas y por el médico saludaba a sus compañeros me ha emocionado, ya he comentado que soy una llorona de marca mayor.


El acto presentado por Antonio Oliver, un maestro de las palabras, ha sido realmente emocionante, Bonitas han sido las palabras de Jesús Navas

"Hoy se inmortaliza tu figura porque eres el máximo representante de esta cantera y su alma. En tí se dan todas las cualidades para llegar a lo más alto: la humildad, la sencillez y el trabajo. En ti hay algo especial que nos has transmitido, la alegría. Tú eres el alma de este vestuario sevillista de donde nunca has salido porque nunca te has ido. Tu espíritu, que está vivo y del que nos sentimos contagiados, hoy y siempre podrá contemplarse. Que sea un espejo donde mirarse y aprender el amor a unos colores y a este escudo de esta gran familia sevillista. Tú nos hiciste grandes un día como hoy con aquel gol que nos abrió las puertas de la gloria. Gracias amigo, gracias Antonio"

También las palabras del pequeño Hipolito de los escalafones inferiores han sido conmovedoras. El comienzo del discurso del presidente no ha podido ser más acertado, parafraseando a Marañon ha dicho que “nadie más muere que el que es olvidado“.



Pero para mi ha habido dos momentos claves esta tarde, la primera es cuando después de descubrir la escultura de Puerta, el secretario para el deporte, ha entregado a Mar Roldán y a Aitor Antonio Puerta la medalla de oro al mérito deportivo otorgada a la Zurda de diamantes.

Y el último momento vibrante es cuando por los altavoces de la Ciudad Deportiva se ha oído la narración del gol de Puerta la Shalke 04, por Jesús Alvarado.
Después de esto las lágrimas al principio tímidas, corrían por mis mejillas como dos ríos desbordados imposibles de contener y además es que no quería contenerlas.

3 comentarios:

RaMonStones dijo...

en fin..gran homenaje a
Nuestro Puerta,muy emocionante
Todos somos un poco llorones,querida Mayte :)

saludos!!

Joaquín dijo...

Hola Mayte, no tuve la fortuna de ver ese magnífico homenaje a nuestro querido Antonio, la verdad es que tal como lo describes tuvo que ser tremendamente emocionante, también me considero bastante llorón por lo que a mi también me hubiera pasado lo mismo. Como bien se ha dicho durante todos estos años, Antonio siempre estará en nuestros corazones. Un abrazo

Anónimo dijo...

gran blog...a ver que te parece el mío soy periodista deportivo y estoy empezando mi andadura www.sentadoenelbanquillo.blogspot.com