24 nov. 2011

Se trata de un ser humano

En algún lugar del mundo una mujer grita, por su frente caen goterones de sudor, en su cara se refleja dolor y en sus ojos, esperanza, está exhausta. ¡empuja!- le dice la matrona,  que ya está aquí.

La mujer realiza un último esfuerzo, su bebé está a punto de venir al mundo, ella a pesar del dolor es tremendamente feliz, tras 9 meses por fin va a ver la carita de su bebé. Ni ella ni su pareja han querido saber el sexo, les da igual, al fin y al cabo lo que viene al mundo es un ser humano, su hijo, el fruto de su amor, la diferencia solo es fruto de un capricho de la naturaleza que ha unido un cromosoma X con un X, en vez de unir un X y un Y,

Felicidad absoluta en una familia en la que se respira amor. En menos de un suspiro la niña crece en un ambiente feliz, se hace mujer, encuentra el que cre que es el amor de su vida y enamorada se casa, por fin va a formar una familia como sus padres, hicieron.

Pero esa misma noche después del banquete de bodas y en esa noche especial, descubre la verdadera cara de aquel al que hasta ahora creía perfecto. El la recrimina que ha bailado mucho con su primo, y por ello la insulta, la menosprecia, y le pega por primera vez en su vida, puta más que puta, no sirves para nada.

A la mañana siguiente, él arrepentido le pide perdón, se pone a sus pies, llora, jura y perjura que nunca más va a pasar, que ha sido cosa del alcohol y ella profundamente enamorada lo disculpa, al fin y al cabo había bebido mucho, siempre ha sido un poco celoso y a lo mejor no debió bailar tanto con su primo.

El viaje de novios no es como ella había planeado, cada vez que un hombre la mira, su marido la increpa, la insulta, le echa la culpa por pavonearse de semejante manera.

Comienza su vida en común, hoy el trafico está peor que nunca, ha habido un accidente y ella se demora 15 minutos, llega a casa y el abre la  puerta y sin mediar palabra la abofetea, ¿con quien has estado? ¿como se llama? eres una zorra, no sé porqué me casé contigo, yo soy tu  marido y tu eres mía, me perteneces, harás lo que  yo quiera.

El poco a poco va consiguiendo que ella vaya rompiendo con sus amigas, no puede salir a tomar café con ellas, a comprar un pantalón, porque teme las represalias de su verdugo, ese que siempre arrepentido le dice una y otra vez que no puede vivir sin ella, y que si le pega es por su bien.

clip_image002

Ella queda en estado, piensa que las cosas cambiaran ahora que va a venir su bebé, pero no es así, los malos tratos continúan, increíblemente pese a las palizas nace el niño, y el niño no crece en un ambiente de amor como el que ella tuvo en su  infancia. Desde bebé, el niño presencia como su  madre es ninguneada una y otra vez  por su padre, como la insulta y le pega, y el niño piensa que eso es lo normal en una familia, se está formando otro maltratador.

Después de tantos moratones, una amiga se da cuenta de que algo está pasando, habla con ella, la invita a denunciarlo, a abandonarlo, a decidir su destino, a poder educar a su hijo, pero ella tiene miedo, no tiene valor, después de tanto tiempo será verdad que no sirve para nada, tiene que hacer las cosas mejor para que su marido no se enfade.

Pero un día ante la insistencia de su amiga, decide que es suficiente, y que tiene que abandonar a su marido, llama al  016, sabe que esa llamada no aparecerá en la factura de teléfono, allí la asesoran, le dicen lo que tiene que hacer,  y un día por fin saca valor de no sabe bien  donde y con su hijo y cuatro cosas, sale de su casa y denuncia a su marido.

Encuentra que su caso no es único, que hay muchas mujeres como ella, le buscan un hogar de acogida y un trabajo, ya que tuvo que abandonar el suyo, por imposición de su marido que le dijo “el lugar de mi mujer es la casa, que cuando yo venga esté la comida puesta y todo bien arreglado”.

Ella ha salido por fin del infierno, su hijo aún es pequeño, espera que de mayor no sea como su padre, ella se encargará de darle todo el amor del que  es capaz y de enseñarle respeto entre los seres humanos, y sobre todo que ningún ser humano es más que otro.

Ella ha reaccionado a tiempo, pero hay muchas mujeres que no han llegado a tiempo, han sido asesinadas por cobardes, hombres que no han sido capaces de entender que su mujer era su compañera, una igual de tu a tu, alguien con quien compartir su vida, no una  posesión, que lo más importante en una pareja es el amor y el respeto mutuo, que en una relación el miedo al otro no tiene cabida.

Esta historia no es la de nadie en particular, pero podría ser la de tu madre, tu hermana, tu prima, tu hija, tu mejor amiga, tu vecina o cualquier mujer.

25 de noviembre, día internacional contra la violencia de genero.

En nuestras manos está educar a nuestros hijos en el respeto, el amor y la igualdad,  criar gentes de bien, con valores suficientes para saber que ningún  ser humano es más que otro.

Entre todos podemos acabar con esta lacra social, no podemos estar callados, si conoces algún caso, denúncialo, no permitas que siga sucediendo, con tu denuncia le puedes salvar la vida a una mujer, a un ser humano.

Cuaderno información violencia de género

9 comentarios:

Manuel de los Santos dijo...

No me queda más que suscribir el post, además, estaba escuchando ahora algo del carnaval de Cádiz referente a madres, hijos, maltrato y un sin fin de etcéteras relacionados con este tema y me ha llegao...

Que todo acabe pronto, por el bien de la sociedad.

Un beso.

@cesarvizcaino dijo...

Precioso post Mayte
Por desgracia es una Realidad demasiado cercana y algunas veces se mira hacia otro lado normalizando determinadas actitudes
Siempre es bueno remover las conciencias

Un saludo

Ravesen dijo...

Este es un tema que me sensibiliza bastante. Primero porque soy un ser humano. Con eso debería bastar para ello. Pero es que, además, conozco un caso muy, muy cercano, aunque no en mi familia. gracias a Dios.

La mujer de la que hablo se llevó 35 años bajo el yugo de su marido. Pero con la ayuda de sus hijas lo ha dejado y ha conseguido montar un negocio. Ahora trata de sobrevivir con ello. Lleva dos años separada de él.

Lo peor de esto es que psicológicamente quedan destrozadas. Esta mujer vale muchísimo, pero tiene un enorme complejo de inferioridad. Y estoy seguro de que con él morirá, espero que dentro de muchos años.

Sin embargo, su vida ha dado un vuelco. Y aunque lo suela ver todo siempre negro y sea así de pesimista (más secuelas), es emocionante ver cómo puede haber una salida para este tipo de personas.

Un abrazo, y gracias por hacerte eco de este tema. Ojalá algún día estas cosas sean extrañas, y no estén a la orden del día como en la actualidad.

Alexis Correa dijo...

Desde luego siempre contarán conmigo para combatir estas cosas. Buen post. Un beso.

Anónimo dijo...

Muy buen Post, Mayte, jamas comprendere a esos Hijos de.....esperemos que eso si seamos capaces de erradicar algun dia.

joaquinruiz13

Juan Angel de Tena dijo...

Poco mas que decir Mayte.

Queda mucho por hacer y es por ello que todos tenemos que poner nuestro granito de arena para acabar con esta maldita lacra y no me cabe duda que cosas como la que tu has escrito suman en esa travesia.

Un beso amiga

Talibán Sevillista dijo...

Hay que poner todos los medios y facilidades a estas personas que están enterradas en vida para que den el paso hacia una nueva vida sin amenazas ni golpes. Desgraciadamente esa historia que cuentas es demasiado común y quizás mas cercana de lo que podamos pensar.
Un beso

Susana dijo...

Precioso, Mayte. Aunque yo suelo ser más bruta en este tema, bueno, en todos.

A mí me da por mirar a los culpables, a los que permiten, esconden, amparan (y me excluyo porque yo sí actúo como se debe) de un modo u otro que esto pase.

Cada vez que ridiculicemos a una PERSONA por su condición de mujer, estaremos ayudando a esto. Me da igual si se hace en todo jocoso o a mala hostia. El daño que nos hacen es el mismo, sea cual sea la intención.

Cuanto antes nos demos cuenta de esto, antes acabaremos con esta lacra asquerosa que se ha convertido en la 1ª causa de muerte de las mujeres: EL MACHISMO. Yo pienso seguir siendo una ultra con este tema. Tolerancia cero.

Flamenco Rojo dijo...

El maltrato de género, casi siempre abordado desde una sola perspectiva, es un problema complejo, multicausal, en ocasiones difícil de identificar o de prever, que puede asustar incluso al propio maltratador y que muchas veces tiene un componente cultural de aguante, consentimiento y tolerancia. No dejemos, no permitamos a la sociedad dar un paso atrás en la consideración de la libertad humana, en la igualdad, en la lucha por ser personas y no juguetes de verdugos sin alma.

Un abrazo.